Nuestra Empresa

Misión.

     Nuestra misión es que seamos reconocidos por prestar un servicio de trato personalizado y con la máxima responsabilidad, brindando soluciones logísticas, competitivas, oportunas y de calidad, conectando puerta a puerta el centro del país, con el compromiso de cumplir en un tiempo mínimo y resguardando la integridad de la carga, superando así las expectativas del cliente.

Visión.

     Seremos una empresa que se enorgullece de crecer en base a la superación de los desafíos y con determinación de brindar servicios y soluciones de excelencia con cordialidad.

 

Historia


La familia Privitera tiene una larga historia y tradición en el transporte, de hecho esta actividad ha sido y sigue siendo desarrollada a través de tres generaciones.

Víctor Privitera (Padre) fruto de su espíritu emprendedor y su visión de negocios inicia la actividad del transporte en los albores de 1960 como una actividad complementaria a su negocio principal: la venta de quesos de Bell Ville en Buenos Aires, aprovechando su capacidad de carga y disponibilidad, comercializa “su espacio” vacío del regreso de la capital al interior del país, para distribuir paquetes y encomiendas en su camino de regreso.

Víctor (Hijo) desde muy joven, y luego de realizar el servicio militar, decide sumarse a la actividad comercial de su Padre en 1977, acompañando en la gestión operativa y estratégica de la Empresa, esta temprana incursión le da una visión completa del negocio y un conocimiento acabado del mercado. En la década de los 90s las condiciones del mercado cambian radicalmente y la industria quesera sufre una gran transformación (notable disminución de las ventas mayoristas y en paquetes cerrados) por lo que Víctor decide virar el rumbo de la compañía para ajustarse a las nuevas condiciones imperantes, es allí donde el transporte de carga general pasa ser el negocio principal.

En el año 1991 fruto de la demanda, y con la vista en prestar un servicio ágil, se compra el primer depósito en la ciudad de Buenos Aires, luego y sucesivamente se incorporan otros puntos de enclave logístico a lo largo de la ruta 9.

Víctor ha sabido, a lo largo de los años, por un lado, conocer en profundidad a sus clientes, a quienes los visita asidua y personalmente y por el otro inculcar los valores de servicio, compromiso y cumplimiento de la palabra a sus hijos, quienes de hecho actualmente lo acompañan en la gestión del proyecto familiar